FICSAC

María Ariza, Consejera de FICSAC y presidenta de BIVA conversó sobre el empoderamiento de la mujer

 

María Ariza García Migoya, es maestra en Administración por la Universidad de Harvard, en donde fue nominada al Dean´s List of Academic Achievement Award. Además, es Ingeniera Industrial con Excelencia Académica por la Universidad Iberoamericana. Actualmente es Directora General de la Bolsa Institucional de Valores (BIVA).

Durante su exposición, Maria Ariza resaltó la importancia que BIVA representa para México, ya que busca contribuir al crecimiento del mercado de valores, con innovación, tecnología de punta y mayor accesibilidad, y con ello, atraer un mayor número de participantes para que las empresas tengan el financiamiento que necesitan.

Sostuvo que la gran mayoría de Pymes en México representan una pequeña parte de la economía, mientras que un número reducido de grandes empresas son las que producen la mayoría, se busca que las Pymes se incorporen a la bolsa, que se den cuenta que no sólo las empresas grandes pueden ser parte de ella, se debe buscar una Bolsa incluyente

Asimismo, destacó la poca participación de las mujeres en el emprendimiento de nuevas empresas, dijo que de cada 100 emprendimientos, solo nueve CEO´s son mujeres, ya que es muy difícil que inversionistas hombres participen en el fondeo de proyectos para mujeres, principalmente porque no hay mujeres inversionistas, sólo el 4% lo son y los hombres prefieren proyectos que les son familiares.

María Ariza indicó que la mayor limitante para las mujeres, es la falta de confianza en sí misma, para asumir el riesgo y seguir adelante. Argumentó que: “ser emprendedor hoy en día, es ser un héroe empresarial”. Destacó que, de manera general, los emprendedores requieren un mayor compromiso, deben conocer el entorno buscar alternativas para crecer con innovación y tecnología, estar preparado en todos los sentidos y sobre todo no permitir que la sociedad los defina.

Por último la consejera de FICSAC agregó: “la vida de todos y de todas está en tus manos, empodérate”. Con esa frase concluyó su ponencia, siendo este un gran incentivo para los estudiantes y académicos de la Universidad Iberoamericana.